Carboxiterapia


Se entiende por Carboxiterapia al empleo, de forma terapéutica, del anhídrido carbónico (CO2) suministrado en el tejido adiposo por vía percutánea o subcutánea.

Actúa mejorando la circulación periférica, acelerando la remoción de las toxinas celulares de la piel y de la grasa. Cuando se infiltra CO2 en forma local se difunde provocando un aumento en la formación de oxigeno para removerlo, lográndose la eliminación de dichas toxinas que provocan la celulitis.

De este modo:

• Aumenta el metabolismo local con incremento de la microcirculación.
• Se estimula la formación de colágeno.
• Mejora la oxigenación de los tejidos y produce lisis del tejido graso.

La Carboxiterapia ha revolucionado la historia del tratamiento de la celulitis. El equipamiento permite regular el flujo de salida del CO2 según el área y la condición a tratar optimizando así el resultado, haciendo más placentero el procedimiento. Respecto al equipo utilizado para su tratamiento, es el único en el mercado que calienta el gas para disminuir la sensibilidad local y tratar con mayores volúmenes las áreas que anteriormente eran dolorosas.

Se realiza con una frecuencia de tres veces por semana. Son necesarias aproximadamente veinte sesiones. Por ausencia de toxicidad este tratamiento puede combinarse con otros métodos terapéuticos con fines estéticos.